El Búho-Tamoanchan EP (por Germán de Souza aka Cherman – Shika Shika Records – name your price)

Los vuelos orgánicos de El Búho toman especial relevancia en “Tamoanchan EP”, en un canto que cruza fronteras y propone sabores inusitados.

Delicado y profundo a la vez, Robin Perkins aka El Búho es uno de los grandes influencers de la escena electrónica orgánica y slowhouse mundial; no por nada, uno de los responsables del sello Shika Shika (junto a Agustin Rivaldo aka Barrio Lindo, y por supuesto, junto a todos los artistas que lo componen), a mi entender unos de los labels más interesantes en la actualidad en su línea.
El trabajo de El Búho es un “soundtrack de la naturaleza”, tal como lo ha demostrado ya en su primera publicación llamada “A Guide to the Birds of South America” (septiembre 2011), donde los cantos de los pájaros de América del Sur son los (co) protagonistas de cada uno de los temas que aparecen en el EP.
Particularmente, he tomado contacto son su trabajo a través del (lamentablemente) hoy desaparecido sello Antartek Records de Holanda, un netlabel que a principios de esta década ha dejado varias perlas sonoras a cargo de Makina, Matanza, Green Pepper Boy y precisamente El Búho, entre otros.
En este caso hablamos de su último trabajo, publicado por Shika Shika, y que lleva por nombre “Tamoanchan EP”.
Esta publicación arranca con el tema “Cumbia de Tototl”, donde los elementos que la componen aparecen por adición y con la calma, y en el que con gran precisión encontramos cada cosa puesta en su lugar, con un sentido. En este primer track la cumbia se esconde tras la delicadeza de un sonido orgánico y llevadero, entre kalimbas y xilófonos que van por delante. Es el punto de partida de un trabajo unificador, el comienzo de un recorrido luminoso pero oscuro a la vez, donde cada una de las partes hace destacar a su opuesta y conviven en perfecta armonía. Un tanto dulzón y emplagoso, a la vez que delicado y escurridizo, pero siempre gratificante.
“La hora más oscura” es un temazo sin duda alguna, que toma una dinámica más envolvente, donde también resuenan miles de pequeños elementos percusivos, creando un entorno casi habitable, entre armónicas sonoridades de vibratorias cuerdas que se entrecruzan en redundantes delays unificadores. Una avalancha de adjetivos, así. Un track estimulante y energizante que llena de entusiasmo al alma.
“Heroica”, por supuesto, haciendo eco de su título, es un tema con imágenes más bien épicas y triunfadoras. Podría ser justamente el amanecer del triunfo de la naturaleza sobre el hombre, donde la belleza del entorno te arrincona para hacerte sentir diminuto y devolverte a un estado de pertenencia del mismo. Como ser un insecto más en la jungla, mirando el acontecer en un eterno timelapse.
“Noche de Tepotzotlán” se compone con los mismos elementos que el resto de los tracks para cerrar una producción sólida y coherente, pero esta vez llegando un poco más profundo, escondiendo algo que tal vez ha estado todo el tiempo presente delante de nuestros propios oídos. Tiene ese halo de misterio que debe poseer una obra para dejarte esperando una secuela.
El trabajo de Robin Perkins hace honor a los muchos significados simbólicos que tiene el búho como animal, que representa la intuición, la capacidad de ver lo que otros no ven, la sabiduría y ser el anunciador de la muerte, que significa no más que “una transición en la vida, un cambio”, y sobre todo la capacidad de ver más allá del engaño y de las máscaras (por Germán de SouzaChermanFolcore)

También te puede interesar…

Cassette Blog Newsletter